CONSTELACIONES FAMILIARES EN CENTRO HARA

Mas allá de nosotros está toda nuestra historia….. la historia de nuestra familia, la herencia que llevamos en nuestros genes, en la energía familiar que sigue influyendo en nosotros aunque no seamos conscientes.

En constelaciones familiares aprendemos a ver qué es mío y qué es heredado. Al igual que heredamos los ojos castaños de nuestros abuelos , la forma del cuerpo de la tía, o el pelo rizado de papá hay algo más que heredamos y tiene que ver con la historia familiar, con esas cosas que no se pudieron resolver en generaciones anteriores que, sin saber cómo, llegan a nuestra vida y nos mueven y determinan.

Aprender de los ancestros, de la historia familiar, puede ayudarnos mucho a resolver nuestra propia vida, a comprenderla y a saber buscar buenas soluciones.

No siempre somos los artífices de nuestra propia vida, basta mirar hacia atrás, en la historia familiar para descubrir, que estamos repitiendo circunstancias de la vida o suertes de los anteriores, abuelos, tías, padres, … Aprender a reconocerlo y a ordenarlo puede hacer de nuestra vida algo más llevadero y creativo en vez de continuar perpetuando los errores cometidos en generaciones anteriores.

Aprender de la historia de nuestra familia puede llevarnos a no quedarnos con la misma suerte, a sanar la historia familiar, a transcenderla.

Las constelaciones familiares nos ayudan a fluir de una forma más sana en la vida presente a través de la capacidad de ver y comprender los movimientos de la historia familiar.

El mediador o facilitador trata de sacar a la luz esos hilos invisibles que mueven nuestra existencia y determinan nuestra vida. Al verlos, y volvernos conscientes de ellos, podemos fluir de manera más liviana por la vida.

El Proceso de trabajo

En una sesión de constelaciones hay un facilitador, guía o constelador, un grupo de personas (una veintena normalmente) y el constelado o sujeto que expone el problema que quiere solucionar. Estos son los aspectos fundamentales del trabajo de las constelaciones:

  • Cada miembro del grupo expone a los demás, sin entrar en demasiados detalles, un problema determinado (trauma, conflicto, problema psicológico o cualquier situación o sentimiento que le limite o le cause malestar) para constelarlo. Se trata del constelado.
  • El facilitador recaba datos importantes de la historia familiar: número de miembros, jerarquía, exclusiones, hechos traumáticos y lo que a su criterio crea que es importante para la resolución del conflicto.
  • El constelado escoge, de entre el grupo, a los representantes de los familiares involucrados en el problema a resolver. Después los coloca en el espacio según como cree que debe ser, se aparta y deja que esos representantes se dejen llevar por lo que sienten y se muevan, mostrando de esta manera, a través de imágenes, el conflicto presente. Comienza así a desarrollarse, espontáneamente y sin palabras, una representación que expone con dramatismo las relaciones, conflictos, afinidades y rechazos entre los familiares representados.
  • El facilitador busca una solución sana al problema a través de movimientos y frases y reordenando a los representantes. El propósito es incluir en nuestro inconsciente una imagen de solución, como si se tratara de un bálsamo reparador que va reordenando las piezas de nuestro inconsciente, llegando al comienzo de la solución del conflicto. Es como si dentro de nosotros encontráramos la semilla del cambio.

Próximas sesiones

Fechas: 28 Octubre/ 18 Noviembre/ 17 Febrero/ 21 Abril/ 23 Junio

Horario: 16 a 21 (dependiendo de la participación)

Inversión: 80€